Entradas de la categoría Obesidad

Obesidad.

Aquí encontrarás toda la información que necesitas a la hora de afrontar un problema de obesidad.
Articulos relacionados con los peligros de la obesidad, sus causas, sus repercusiones en la vida diaria, consejos sobre que hacer para ayudar a alguien que atraviesa este problema, como prevenirla, tratamientos orientados a solucionarlo, etc.
Te animamos a que cuentes tu experiencia al foro, podremos ayudarte y así ayudaremos a muchos mas sufren de obesidad.

Mantener el peso perdido ¿Un imposible?

Mantener el peso perdido

En este completo post encontrarás información de interés sobre cómo nuestro organismo cambia tras una dieta y qué pautas seguir para que mantener el peso perdido no sea un imposible.

Abiggest-loserdaptación metabólica

Hace sólo unos meses atrás, un estudio evaluó la tasa metabólica de 16 participantes del programa televisivo “The Biggest Loser”, llegando a la conclusión que tras el adelgazamiento logrado su metabolismo se había reducido considerablemente.
Incluso seis años después, su cuerpo quemaba menos calorías que antes y el ritmo metabólico continuaba reduciéndose, lo cual sin duda dificulta el mantenimiento del peso perdido, pues aunque los kilos se recuperaban, el ritmo metabólico continuaba bajo.
Así, para mantener el peso perdido se necesitan muchas menos calorías que antes y el metabolismo disminuido obliga a continuar con una dieta restrictiva si no queremos sufrir el tan temido efecto rebote a causa de esta “adaptación metabólica” que suele suceder tras la pérdida de peso.

CMantener el peso perdidoambios neuroendócrinos

Gran parte de esta adaptación metabólica que sufre el cuerpo tras el adelgazamiento se debe a cambios neuronales y hormonales que se producen en respuesta a las dietas restringidas en calorías, el ejercicio intenso y otros recursos que “amenazan” al organismo colocándolo en una situación de estrés.
Así, ante el consumo energético reducido, el cuerpo responde enviando señales que producen más hambre, tales como un incremento de la hormona grelina o una reducción en hormonas que producen saciedad.

Asimismo, parte del problema puede deberse a la leptina, que se ha comprobado se reduce tras la reducción de peso y esta hormona regula el gasto metabólico así como la ingesta de alimentos y se produce en el tejido adiposo en gran medida, por lo que, al reducirse la grasa del cuerpo, se reduce la leptina también.
La leptina ante dietas estrictas disminuye su presencia en el organismo y por ello, sus señales de saciedad, de inhibición del hambre y de aumento del gasto metabólico también se reducen, pudiendo ser la causa del tan complejo proceso de mantener el peso perdido.
Éstos cambios neuroendócrinos también podrían ser los responsables de la ansiedad que experimentamos cuando estamos “a dieta” o de los deseos de comer aquello que más nos gusta pero que nuestro plan de adelgazamiento nos restringe.

adipocitosUn nuevo tejido adiposo

A medida que ganamos peso y almacenamos grasa, se van creando nuevas células en el tejido adiposo que aumentan de tamaño constantemente junto a la ganancia de kilos, pero cuando perdemos peso, los adipocitos no desaparecen.
Es decir, todas las células grasas que hemos ganado en el tiempo permanecen intactas y el cambio que se produce en nuestro cuerpo es unareducción en el tamaño de los mismos.
Así, tenemos un nuevo tejido adiposo que no funciona bien como antes y que no sólo produce menos leptina sino también, es menos eficiente para oxidar grasas pero muy eficiente para volver a almacenarlas.
Por ello, este cambio en el tejido adiposo podría ser otra de las causas del tan complejo proceso de mantener el peso perdido contra el cuál deberíamos luchar si queremos adelgazar con éxito sin sufrir efecto rebote.

¿Qué hacer al respecto?

Aunque es sabido que resulta muy complejo mantener el peso perdido y hemos visto diferentes factores que pueden explicar el por qué, aun tenemos algunos recursos para volver menos probable la ganancia de peso al atenuar el cambio en el metabolismo basal así como en los niveles de hormonas.
mantenerse_en_el_pesoLa leptina se reduce más ante dietas restrictivas y estresantes y la grelina, hormona que aumenta el hambre y el apetito, se incrementa en estas circunstancias al igual que ante descansos insuficientes, por lo que, evitar dietas con grandes reducciones calóricas o que producen una rápida pérdida de peso es primordial.
Además, practicar ejercicio regularmente para que nos ayude a conservar la masa magra es clave para reducir el impacto en el gasto metabólico basal, como así también, para regular hormonas que afectan el metabolismo y las señales de hambre y saciedad.
El ejercicio regular nos vuelve más sensibles a la leptina y reduce los niveles de grelina por lo tanto favorece el control de la ingesta de alimentos y nos ayuda a mantener el peso perdido.
Por supuesto, tener paciencia y realizar un verdadero cambio de hábitos en el tiempo es, aunque lento, efectivo para lograr adelgazar sin recuperar el peso perdido.

 

Frutos secos y grasas

Frutos secos y grasas

Los frutos secos son alimentos muy nutritivos y ricos sobre todo, en grasas de buena calidad, sin embargo, su perfil de lípidos puede variar de un tipo a otro, por ello, a continuación os dejamos un análisis nutricional de las grasas de diferentes frutos secos.

En la siguiente tabla podrás ver el contenido de los distintos ácidos grasos que poseen los frutos secos más populares por cada 100 gramos:

GRASAS SATURADAS GRASAS MONOINSATURADAS GRASAS POLIINSATURADAS
Almendra 4.14 g 33.1 g 12.9 g
Nuez 6.83 g 10.93 g 41.7 g
Cacahuete 8.66 g 22.03 g 13.15 g
Piñón 4.6 g 19.9 g 8.96 g
Castaña 0.4 g 0.6 g 0.6 g
Avellana 4.07 g 45.9 g 8.6 g
Pistacho 6.14 g 34.5 g 7.6 g
Anacardo 8.83 g 24.6 g 7.35 g

frutos-secos-y-grasasCabe aclarar que como otros alimentos de origen vegetal, los frutos secos no poseen colesterol en su composición y que, sumando el contenido de los diferentes ácidos grasos podremos saber el aporte total de grasas de cada uno por cada 100 gramos.

Además, debemos recordar que los ácidos grasos insaturados siempre son los de mejor calidad para el organismo pero que, las grasas poliinsaturadas son de mayor importancia porque nuestro organismo no puede sintetizarlas, por lo tanto, se consideran esenciales porque sólo podemos obtenerlas mediante los alimentos.

Ya vemos que la mayoría de los frutos secos poseen mayor proporción de grasas monoinsaturadas excepto la nuez, que es ante todo, una fuente de ácidos grasos poliinsaturados.

Además, el anacardo y los cacahuetes son los que mayor proporción de grasas saturadas ofrecen y la castaña, por ser una fruta seca no oleosa, aporta ínfimas cantidades de ácidos grasos.
Cabe señalar que el cacahuete no es un fruto seco sino una legumbre. En este post lo hemos considerado un fruto seco porque en nuestra dieta está (casi siempre) presente como tal y creemos que es importante valorar su contenido en grasas.

Conociendo las grasas de diferentes frutos secos podrás escoger la opción más adecuada a tus necesidades o preferencias.

En Clínica Riba disponemos de un departamento de nutrición y dietética, formado por expertos en sobrepeso y obesidad. Si necesitas un plan nutricional, un tratamiento reductor o complementario a tu dieta, no dudes en consultarnos.

Dieta sin pasar hambre

dieta sin hambre 2Un poco de hambre siempre es normal”, escuchamos decir muchas veces, sin embargo, sentir hambre realmente puede ser la causa del abandono de tu plan de adelgazamiento. Por ello, hoy nos preguntamos, ¿es normal sentir hambre con una dieta para perder peso?

La respuesta es totalmente negativa, pero antes de generar un polémico debate, os aclaro que sí podemos sentir deseos de comer, lo que no significa que nuestro cuerpo experimente la necesidad fisiológica de ingerir alimentos.

Es decir, el hambre se siente cuando no se cubren necesidades básicas de energía y entonces, buscamos comer cualquier tipo de alimento, no algo específico. Mientras que por el contrario, los deseos de comer o el apetito van dirigidos hacia ciertos alimentos puntuales y se asocian más a las costumbres y hábitos previos de consumo.

Así, es normal que sientas deseos de comer más o ganas de consumir alimentos calóricos si antes los ingerías con frecuencia, pero un buen plan alimentario para adelgazar, no debería producir hambre, pues las necesidades básicas deben estar cubiertas y tus ingestas regulares, frecuentes y abundantes en tamaño debido al uso de alimentos ricos en agua y fibra, deben ser suficientes para saciar al organismo.

contáctanosNo obstante, si bien las dietas sanas y equilibradas para perder peso no deben generar sensación de hambre, es importante siempre escuchar la señales internas y respetar los deseos de comer o el apetito por algunos alimentos específicos. Es decir, si bien no debemos dar respuesta a todos los impulsos ni deseos de comer, es importante ponerle fin a alguno de ellos, de forma controlada, para evitar la ansiedad y mayores deseos de comer a medida que pasa el tiempo.

Recuerda que si estás buscando un alimento específico, y tus deseos surgieron de forma repentina, en realidad, no sientes hambre, sino deseos de comer o apetito.

Si necesitas ayuda o asesoramiento sobre cómo perder peso puedes contactarnos haciendo click aquí. Nuestro departamento de Nutrición y dietética está a tu disposición para ayudarte y acompañarte en todo el proceso de adelgazamiento.

Alimentos que sería útil alejar de nuestra vista para tratar la obesidad

comida-trampaEn el desarrollo de la obesidad influyen diferentes factores, entre ellos, la genética, los hábitos, el ambiente en que vivimos y demás, por eso, un reciente estudio que evaluó el entorno más cercano de adultos con y sin sobrepeso, señala que para tratar la obesidad, podría ser útil mantener alimentos lejos de nuestra vista.

La investigación evaluó a adultos con obesidad y con peso normal durante unas dos semanas, concluyendo que las personas con exceso de peso poseen comida a su alcance y a su vista distribuida por toda la casa.

Asimismo, aunque personas de peso normal y con obesidad gastaban lo mismo en sus compras y consumían similares cantidades de calorías, los últimos comían menos alimentos saludables y más comida rápida y se sentían más preocupados por qué comer y por el alcance a los alimentos. También se observó mayor prevalencia de síntomas depresivos y de baja autoestima en quienes sufrían obesidad.

Las conclusiones del estudio muestran una asociación entre la forma de comer y de comprar así como de almacenar alimentos y la obesidad, así como también, se observa que quienes tienen exceso de peso se sienten preocupados y estresados por su alimentación y ello puede ser causa de su baja autoestima.

alimentos sanosDado que se encontró un vínculo entre mayor cantidad de alimentos disponibles en el hogar y a la vista y la presencia de obesidad, se piensa que para tratar el exceso de peso, podría ser útil mantener los alimentos lejos de nuestra vista, de manera de dificultar el acceso a la comida cada vez que se piense en comer o se experimente un estímulo para la ingesta.

Así como se ha probado que dejar alimentos saludables a nuestro alcance favorece su consumo, también podría controlarse la ingesta alimentaria y los impulsos por comer, conservando los alimentos lejos de nuestra vista.

Sin duda la obesidad es una enfermedad compleja y multifactorial, por lo tanto, el estado emocional, el entorno y demás aspectos deben tenerse en cuenta para lograr un tratamiento exitoso de la misma.

En Clínica Riba podemos ayudarte y acompañarte en el proceso de adelgazamiento, así como ofrecerte la atención de manos de profesionales expertos en obesidad y sobrepeso.

Alarmante aumento de la obesidad en Europa

Esobesidad-y-sobrepesota semana se está celebrando en Praga el XXII Congreso Europeo de Obesidad y las previsiones en nuestro continente de cara a los próximos años no pintan nada bien. Si bien la tasa de obesidad y sobrepeso crecerá en toda Europa, España será de los países que se verá más afectado: si ahora mismo contamos con un 19% de población obesa, en 2030 esta cifra podría llegar hasta el 30%.

Peores números manejamos si nos referimos al sobrepeso: el 58% de las mujeres y el 80% de los hombres españoles en 2030 tendrán kilos de sobra. Unos datos muy alarmantes, sobre todo si tenemos en cuenta que tanto la obesidad como el sobrepeso están asociados a otras enfermedades graves como enfermedades cardiovasculares (cardiopatía y accidente cerebrovascular) y trastornos del aparato locomotor (osteoartritis). ¿Podemos hacer algo para cambiar estas previsiones?

Claro que podemos, pero no podemos hacerlo solos. Está claro que cada persona tiene una responsabilidad individual en cuanto a su alimentación: qué compro, cómo cocino, cuánto como. También tenemos responsabilidades en el ámbito de la actividad física: cuánto y cómo me muevo cada día.

Pero también la sociedad y la industria tienen sus responsabilidades a la hora de evitar que estas previsiones de obesidad y sobrepeso se cumplan. Según la nota de la OMS de enero de 2015 sobre obesidad y sobrepeso, la sociedad debería poder garantizar el acceso a alimentos sanos y saludables para toda la población, haciendo que sean económicamente accesibles. La industria, entre otros, debería reducir el contenido en azúcar, grasas y sal de los productos elaborados, y debería realizar una comercialización responsable.

¿DUE Meritxell Riba FuentesQué podemos hacer nosotros? Una llamada a la acción

Primero y principal: hay que aprender a comer. Desde Clínica Riba siempre apostamos por combinar los alimentos de tal manera que no exista déficit de ningún nutriente pero tampoco exceso. La tan conocida dieta equilibrada!
Por desgracia no tenemos la suerte de poder contar con una asignatura de educación nutricional en los colegios que, desde mi punto de vista, solucionaría muchos problemas; de modo que tenemos que informarnos sobre cómo comer de otras maneras. Los dietistas-nutricionistas son los profesionales a los que debemos acudir en esta ocasión: su tarea no es solamente la de pautar dietas de adelgazamiento, sino que tienen un compromiso de reeducación alimentaria de la población.

El ejercicio físico también es fundamental para evitar el sobrepeso y la obesidad, hacer del deporte el medio y no el fin. Varias veces hemos hecho hincapié en la importancia que tiene el “movernos” tanto para la salud  física como síquica, nos levanta el ánimo y nos ayuda a reducir el estrés al que muchas veces estamos expuestos.
Anímate a cambiar malos hábitos alimenticios y a moverte más, tu cuerpo y tu mente lo agradecerán!

 

Alimentos procesados

En el siguiente post compartimos una noticia que para nada nos sorprende, como siempre sostenemos que una alimentación sana es una alimentación libre de alimentos altamente procesados. Que sólo hemos de consumirlos de manera ocasional y educar a nuestros niños para que hagan lo mismo.

alimentosprocesadosAlimentos procesados y alimentación adictiva

Un nuevo estudio de la Universidad de Michigan confirma lo que desde hace tiempo se sospecha: los alimentos altamente procesados, como el chocolate, pizza y patatas fritas son uno de los más adictivos.

Este estudio ha sido realmente uno de los primeros en examinar específicamente la relación que poseen los alimentos con la “adicción de la comida”. Desde luego ha despertado un gran interés entre los científicos y los consumidores, teniendo en cuenta el gran problema que tenemos con el sobrepeso y la obesidad.

Algunos estudios anteriores concluían que los alimentos altamente procesados o que poseían un exceso de carbohidratos refinados y grasas, eran capaces de desencadenar conductas adictivas en la alimentación de animales.

Esadicción a la comidate estudio demuestra que en humanos, sucede exactamente lo mismo y que se cumple que una serie de sustancias provocan adicción a la comida. Los alimentos más palatables, más sabrosos, son los que pueden provocar respuestas adictivas por parte de los seres humanos.

Sin embargo, por el contrario, los alimentos que no están procesados y que no poseen carbohidratos refinados añadidos o grasa, como por ejemplo el arroz integral o el salmón, no provocaron ninguna conducta adictiva entre las personas.

Además de esto, se observó que las personas que poseían un índice de masa corporal mayor, demostraron tener más problemas con los alimentos altamente procesados, ya que eran posiblemente más sensibles a las propiedades que poseen dichos alimentos. Queda mucho por investigar pero está claro que existe una relación entre los alimentos procesados y nuestro cerebro.

La obesidad y la genética

Obesidad_y_geneticaEn cierto modo, aunque la comparación sea algo macabra, la obesidad podría considerarse como una ruleta rusa. La genética puede poner balas en esa “pistola”, pero somos nosotros con nuestros hábitos diarios los que decidimos si apretar o no el gatillo de la obesidad.

Con esto no se quiere decir que la genética va a determinar si una persona es obesa o no, pero no podemos negar el papel importante que juega la genética a la hora de predisponer o desarrollar obesidad y las consecuentes enfermedades. Unas personas son, genéticamente, más afortunadas que otras respecto a este tema.

La genética predispone, pero el hombre es el que dispone

Aunque nosotros poco podemos hacer para modificar sustancialmente la genética, sí que podemos, con los hábitos alimenticios, de actividad física y con el descanso, producir modificaciones epigenéticas que, digámoslo de este modo, reducirían el número de balas de esa pistola de la obesidad.

El modo de vida que tenían nuestros antepasados cientos y miles de años atrás, sin duda marcó nuestra genética a nivel metabólico. Hace miles de años, el famoso gen ahorrador, permitió en épocas de escasez sobrevivir y reproducirse a aquellos individuos con mutaciones genéticas favorables a acumular la energía de los alimentos.

Lalimentacion_sanao que años atrás nos salvó la vida, hoy, en un ambiente obesogénico y de abundancia, nos está condenando a la enfermedad. Es algo que no deja de ser paradójico, pero que es importante que seamos conscientes de ello para entender como ciertas personas y, en general, los humanos, podemos estar predispuestos a la obesidad si no cuidamos nuestros hábitos de vida.

Desde Clínica Riba animamos a aquellas personas con obesidad a dar el paso y buscar ayuda, NADA ES IMPOSIBLE,  con apoyo emocional y un seguimiento por parte de profesionales se consiguen resultados.

 

Obesidad como factor de riesgo

Obesidad

Según la definición clásica, la obesidad es un aumento de peso o un exceso de grasa corporal en relación con el peso estándar, que es dado fundamentalmente por la talla, el sexo y la edad. En realidad, la obesidad es un exceso de tejido graso y no solamente de peso.
En un post anterior llamado Obesidad y dieta hemos descrito los tipos de obesidad que existen, hoy nos centraremos en los riesgo que conlleva para la salud estar obesos.

Obesidad como factor de riesgoobesidad_riesgos

Enfermedades cardiovasculares

La prevalencia de la hipertensión arterial es 2,9 veces más elevada en las personas obesas, especialmente en las que presentan obesidad abdominal, que en las de peso normal.
La obesidad se asocia a menudo a la diabetes tipo II (el 75% de diabéticos de este tipo son obesos).
Con la pérdida de peso observamos una mejora de la hipertensión arterial, la hiperlipemia (trastorno del metabolismo lipídico que se caracterizan por un aumento en sangre de colesterol y/o de triglicéridos) y la diabetes. La respuesta a la dieta hipocalórica (baja en calorías) es muy marcada sobretodo en personas con valores altos de triglicéridos, ya que la cantidad de colesterol total puede disminuir y aumentar los valores de HDL (colesterol bueno).

Complicaciones respiratorias

También pueden haber problemas respiratorios secundarios en la obesidad. Las dos complicaciones principales son el síndrome de hipoventilación alveolar asociada a la obesidad, caracterizada por la asociación de hipoxemia (disminución anormal de la presión parcial de oxígeno en sangre arterial) e hipercapnia (aumento de la presión parcial de dióxido de carbono (CO2), en sangre arterial). El síndrome de ronquidos y apneas del sueño es frecuente en obesos y mejora significativamente cuando adelgazan.

Complicaciones hepatobiliares

La frecuencia de litiasis biliar (piedras en la vesícula) está aumentada en las personas obesas, sobretodo cuando el índice de masa corporal es superior a 30. La obesidad también puede ser una de las causas de la esteatosis hepática (hígado graso).

obesidad_riesgo_cardíacoComplicaciones del aparato locomotor

El sobrepeso incrementa los problemas mecánicos de las articulaciones, agrava las malformaciones congénitas y produce trastornos de la columna vertebral, sobretodo en la mujer después de la menopausia. Todos estos trastronos, con las consiguientes molestias que ocasionan a la persona, son una fuente de sedentarismo. Las dificultades para moverse limitan sus posibilidades de hacer cualquier ejercicio y lo hacen aumentar de peso.

Riesgo operatorio

El riesgo operatorio aumenta en el paciente obeso. Son diversos los factores: insuficiencia respiratoria, infecciones cutáneas, retardo de la cicatrización y también dificultades de movilización.

Cáncer

La obesidad aumenta el riesgo de cáncer de útero y mama, producido por la hiperestrogenia (aumento de los valores de estrógeno) ligada a la obesidad. En el hombre se relaciona con el cáncer de próstata y el colo-rectal.

obesidad_infantilProblemas psicológicos y sociales

Es obvio que en los países occidentales existe una discriminación social hacia las personas obesas, que puede llegar a ser considerada inferior o rechazada, sobretodo a la hora de conseguir un trabajo. Esta discriminación comienza en la infancia y, a menudo la criatura obesa no suele integrarse bien en la escuela, por la poca aceptación que encuentra entre sus compañeros. Esto lleva a menudo al fracaso escolar.
En la adolescencia, la no aceptación de una figura poco estilizada puede ser un factor implicado en la génesis de la anorexia nerviosa.
La obesidad puede ser la causa de algunas depresiones y, a veces, la consecuencia.
Los fármacos antidepresivos pueden producir un aumento de peso.
Las tasas de mortalidad son más elevadas en una persona obesa independientemente de la edad.

Nuestra opinión

Estos factores antes expuestos son motivo de preocupación, tanto para quien padece la obesidad como para quienes le rodean (padres, hermanos, hijos, amigos, parejas, …).
Desde Clínica Riba animamos a aquellas personas con obesidad a dar el paso y buscar ayuda, NADA ES IMPOSIBLE,  con apoyo emocional y un seguimiento por parte de profesionales se consiguen resultados.
La satisfacción de perder peso para las personas obesas no sólo se reduce a lucir una figura más esbelta, ganan en salud y ganan autoestima, mejoran su relación con el entorno, se sienten más felices porque se ven y se sienten mejor.

 

Obesidad y dieta

obesidad_y_dietaObesidad y dieta

Después de haber sido considerada durante mucho tiempo una señal de buena salud y hasta un índice de bienestar económico y social, la obesidad se ve hoy en día como realmente es, es decir, como la causa principal de diversas patologías, tanto metabólicas (diabetes, hiperlipèmias, etc.) como motores (artrosis, trastornos circulatorios,…), y no hemos de olvidaar la gran relación que existe entre la obesidad y algunos trastornos psíquicos.

Según la definición clásica, la obesidad es un aumento de peso o un exceso de grasa corporal en relación con el peso estándar, que es dado fundamentalmente por la talla, el sexo y la edad.
En realidad, la obesidad es un exceso de tejido graso y no solamente de peso.
grados_de_obesidad Para saber la desviación de peso de una persona obesa se pueden emplear diferentes métodos. El más clásico es el de la fórmula de Lorentz, pero presenta el gran iconveniente que no tien en cuenta la constitución o la corpulencia del paciente, y sólo sería válido para personas con una complexión mediana.

Peso Ideal =(Talla cm-100)  –  (Talla cm-150)/4 (hombres) ó 2 (mujeres)

El índice de Quetelet o índice de masa corporal, basado en la relación peso/talla, es reconocido como el de referencia internacional. El peso total en kg. se divide entre la altura expresada en metros y elevado al cuadrado.

Índice de Quetelet o IMC= Peso (kg)
                                                  (Talla (m)) 2

tipos_de_obesidadActualmente se considera que, para un adulto, el invervalo IMC asociado al mínimo riesgo de salud se sitúa entre 18,5 y 24,9 kg/m2.
Para determinar el grado de obesidad, se puede utilizar la clasificación de Garrow.

Actualmente una clasificación bastante utilizda tiene en cuenta los tipos morfológicos, partiendo de la base que la masa grasa del hombre y de la mujer es diferente, no solametne en cantidad sino también en su distribución. Así, el hombre tiene un 10% de grasa y la mujer un 24% aproximadamente.
Basándose en este concepto, la obesidad es dividida en androide y ginoide.

En Clínica Riba nuestro equipo de expertos en problemas de obesidad, mal nutrición y desórdenes alimenticios te ayudarán a llevar una dieta sana y equilibrada, cambiar hábitos alimenticios nocivos, bajar de peso, recuperar la figura y sentirte y verte mucho mejor!

 

 

 

El mono obeso

el_mono_obesoSin duda, un libro interesante el del doctor José Enrique Campillo Álvarez. En “El mono obeso” se da un largo paseo por la evolución humana para dar explicación a la epidemia actual de obesidad.

El libro de El mono obeso es entretenido y de fácil lectura, no hace falta conocer mucha terminología científica para comprender cómo, con el paso del tiempo, nuestro metabolismo ha ido evolucionando y adaptándose, o no, a las circunstancias que nos rodeaban.

Además, se agradece que al final de cada capítulo se de opción al lector a ampliar conocimientos, dejando una lista de artículos para profundizar sobre lo leído.

Es curioso como a lo largo de los años se han ido alternando épocas de abundancia con épocas de mucha escasez, haciendo que la genética y las adaptaciones metabólicas determinaran como somos hoy en día.

También se da un repaso al famoso “gen ahorrador”, ese que hace que seamos más proclives a acumular en forma de grasa.

En definitiva, un libro muy fácil y entretenido de leer para tener una perspectiva más amplia sobre nuestro metabolismo y las enfermedades que de él se derivan a consecuencia de la abundancia en la que vivimos hoy en día.

 

Entradas más antiguas «