«

Fracaso en dietas milagro

Fracaso en dietas milagro

La mayoría de las veces que una persona comienza una dieta la acaba dejando por alguna razón.  De hecho asociamos la palabra “dieta” con algo que tiene una fecha de inicio (cuando la empezamos) y una fecha de final (cuando llegamos a nuestro peso ideal) cuando en realidad se trata de la comida y bebida que forma parte de nuestra alimentación (y así lo indica la RAE en su segunda acepción).
Así que no es nuevo oir la palabra fracaso asociada a la dieta, con más frecuencia sucede el fracaso en dietas milagro puesto que queremos perder quilos de una manera rápida y fácil.

Pero si lo que queremos es perder peso y no recuperarlo como por arte de magia no nos podemos plantear una dieta tal y como la conocemos: es necesario que cambiemos nuestro modo de alimentación y nuestros hábitos diarios. Las dietas, sobre todo las que son muy hipocalóricas, no crean adherencia, que es el factor más importante a la hora de lograr y mantenernos en un peso saludable.

Fracaso en dietas milagro

Este es el problema de la mayoría de las dietas milagro que suelen aparecer en momentos clave del año (después de Navidad, un mes antes del verano, a la vuelta del verano): son dietas que prometen resultados rápidos pero que generan poca adherencia porque no son sostenibles, generalmente por ser demasiado hipocalóricas. Una dieta con muchas menos calorías que necesitamos o bien no puede durar en el tiempo o bien nos lleva a lo que se conoce como tumba metabólica; nuestro organismo entra en “modo alerta” y ya no se consume la grasa de reserva sino que el balance (ingesta-consumo) ahora es neutro a costa de disminuir la tasa metabólica.

Para generar buenos hábitos nutricionales y de vida que se puedan sostener en el tiempo es necesario:

Educación nutricional –> para poder ser capaces de elegir entre los alimentos y las formas de cocinar más beneficiosos para tu salud.

Modas, anuncios publicitarios o falsas promesas –> frente a las que debemos estar alertas y no sucumbir buscando milagros.

Educacion-Nutricional

Para que una dieta genere adherencia debe motivarnos para cambiar nuestros hábitos nutricionales nocivos por otros más saludables, entendiendo también por qué lo hacemos. La ayuda y el control a lo largo del tiempo de un dietista-nutricionista es clave a la hora de mantener los resultados a largo plazo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>